¿A quién se sujeta más? - Dignitas Vitae Paste your Google Webmaster Tools verification code here
 

¿A quién se sujeta más?

¿A quién se sujeta más?

Las sujeciones en personas mayores se utilizar por problemas organizativos de la residencia y con las personas más vulnerables con ménos posibilidades de exigir un cuidado digno.

Peril de la persona mayor con sujeciones


CUANDO SE UTILIZAN LAS SUJECIONES EN PERSONAS MAYORES

Suele afirmarse que se usan para evitar accidentes a las personas con riesgo de caerse, extraviarse o acceder a algunos lugares u objetos peligrosos, o bien a los enfermos que tienen una conducta agresiva que puede suponer peligro para sí mismos o para terceros, pero la realidad es que frecuentemente también se usan por conveniencia de quienes deben cuidar de los pacientes.

En el caso de los enfermos de Alzheimer, los profesionales de los centros afirman muchas veces que se usan porque lo solicitan las familias. Esto es muy discutible, ya que las familias piden seguridad, y si entienden que no hay otra forma de garantizarla piden sujeciones. En la mayoría de los casos lo hacen sin conocer los efectos de las mismas, sin saber que existen alternativas válidas, y sin saber que los Centros y sus profesionales deben ser capaces de garantizar la seguridad y de controlar los riesgos sin usar medidas restrictivas que afecten a la calidad de vida del enfermo y a sus capacidades. Es posible evitar riesgos con medidas distintas a las sujeciones.

Es muy habitual que las personas que consumen medicamentos tranquilizantes con fines restrictivos (sujeciones químicas) acaben sometidas a sujeciones físicas. Igualmente, si se usan barandillas en la cama para evitar que un enfermo se levante, es muy frecuente que, posteriormente, se acaben por usar sujeciones físicas para dormir.

Dondequiera que se cuide a una persona mayor dependiente, y especialmente a una persona con enfermedad de Alzheimer o cualquier demencia de otra causa, se pueden ver sujeciones. Se suelen usar con más frecuencia, tanto en Centros como en casas particulares, cuando no hay disponibilidad de personas para vigilar o atender a los enfermos.

Las sujeciones físicas se usan en los momentos de mayor trabajo del personal de atención directa, es decir, en el momento de levantar a los residentes, durante los desayunos, las comidas y las cenas, al acostar a los pacientes y, en general, durante toda la noche, pues suele ser el turno peor dotado de personal. Las sujeciones se usan sobre todo en la cama y en los comedores, aunque también en las salas de estar, donde puede permanecer el residente cuando no hay personal vigilando. Se trata de un uso relacionado con deficiencias de los Centros y su organización, más que con las condiciones de los residentes.

 

Se usan pues, sobre todo, en relación con los horarios de las principales tareas del personal de atención directa, si bien pueden terminar usándose a cualquier hora, pues siempre acaban surgiendo otras circunstancias en que les conviene hacerlo.

En las residencias y Centros de LARES no sólo se ha de ser capaz de cuidar a esas personas sin utilizar sujeciones, sino que debemos estar preparados para hacerlo bien y con garantías.

 

La mayor parte de las residencias diseñan horarios nocturnos de cama, que van desde las 8 de la tarde hasta las 8 de la mañana del día siguiente, o más, lo cual no se corresponde con los patrones de sueño normales de las personas mayores. No se puede pretender que una persona esté doce horas o más cada noche sin moverse de la cama, especialmente si se trata de enfermos de Alzheimer, los cuales no son capaces de comprender por qué. Estos horarios son fruto de la conveniencia de los Centros y sus organizaciones, y pueden provocar que se usen más frecuentemente las sujeciones en las camas, o las barandillas, con fines restrictivos, e incluso pueden llegar a generar problemas que el residente no sufría antes, como la incontinencia de orina y fecal.

¿CUAL ES EL PERFIL TÍPICO DE LAS SUJECIONES EN PERSONAS MAYORES?

 

Se utilizan sujeciones físicas en sujetos que necesitan mucha ayuda y en sujetos más difíciles de cuidar. Se observa que los sujetos con problemas de equilibrio que necesitan mucha ayuda para realizar las AVD (actividades de la vida diaria) tenían más probabilidades de estar utilizando restricciones físicas.

Es característico que las sujeciones se usen siempre en personas vulnerables, dependientes y con capacidad de respuesta abolida o anulada. Al perder este tipo de personas la capacidad de tomar decisiones y de darnos una respuesta, es el personal cuidador, con objetivo proteccionista y falso paternalismo, quien decide tomar este tipo de medidas para quedar satisfecho “con su seguridad”, no con la del residente.

 

Según se puede extraer de los diversos estudios las personas con mayor riesgo de ser sujetadas son:

 
TIPO DE PERSONA CARACTERÍSTICAS
A. Persona con deterioro funcional físico. Tener marcha inestable, necesidad de ayuda en las AVD y necesidad de supervisión por parte de una tercera persona.
B. Ser mujer. Normalmente suelen ser mayoría en los centros residenciales lo cual acentúa el riesgo de sujeción.
C. Persona con deterioro cognitivo. Sufrir algún tipo de demencia, factores como la desorientación, los problemas de memoria o las conductas inapropiadas como consecuencia de la demencia suponen uno de los principales elementos de riesgo de sufrir una sujeción en una institución geriátrica
D. Paciente con necesidad de cuidados médicos instrumentales. Pacientes con enfermedades crónicas avanzadas que necesitan cuidados especiales como sondas para la alimentación.
E. Personas con más riesgo de caídas. Marcha inestable, posturas encorvadas, generan en los centros y en los familiares miedos a caídas con consecuencias importantes y por lo tanto suele ser uno de los riesgos para la sujeción.
F. Personas que usan fármacos psicotrópicos. Algunos fármacos como las benzodiacepinas triplican el riesgo de caídas y por lo tanto el riesgo de ser sujetado.
G. Localización geográfica del centro: Según la literatura científica se tiende a sujetar más en centros rurales que en centros urbanos, también la distancia donde reside el cuidador principal o el resto de familiares incrementan el riesgo del uso de sujeciones.
H. Desarraigo familiar. Residentes sin redes sociales o familiares presentan mayor riesgo de sujeciones.
I. Déficit de formación de los cuidadores. Falta de información por parte de los profesionales de los centros sobre el uso de las sujeciones, de los efectos secundarios que se presentan y de las consecuencias de las mismas.

 

Suscríbete a nuestro boletín y recibe noticias sobre el Programa No Sujetes

1 Comment
  • fisioterapia a domicilio tenerife
    Posted at 13:47h, 09 noviembre Responder

    Yo no estoy en linea con lo aqui comentado, pienso sinceramente que hay muchos factores que no han podido ser considerados en cuenta. Pero valoro mucho vuestra opinion, es un buena web.
    Saludos

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.